The Legend of Zelda es una de las franquicias más exitosas y reconocidas de Nintendo, que lleva más de tres décadas ofreciendo aventuras épicas, mundos fantásticos y personajes carismáticos. El género principal de la saga es la acción-aventura, con elementos de rol, puzles, exploración y combate. La historia suele girar en torno a la lucha entre el héroe Link, la princesa Zelda y el villano Ganondorf por el destino del reino de Hyrule y la Trifuerza, una reliquia sagrada que otorga el poder de los dioses.

La saga se inició en 1986 con el lanzamiento de The Legend of Zelda para la consola Nintendo Entertainment System (NES), que fue un éxito tanto de crítica como de público, al innovar con un sistema de juego no lineal, un mundo abierto y una batería interna que permitía guardar la partida. El juego fue creado por los diseñadores Shigeru Miyamoto y Takashi Tezuka, que se inspiraron en sus experiencias infantiles explorando cuevas y bosques. El juego estableció las bases de la saga, como el uso de objetos, las mazmorras, los jefes finales, los corazones de vida, las hadas o la música compuesta por Koji Kondo.

La saga continuó con varias secuelas para diferentes consolas de Nintendo, cada una con sus propias características y novedades. Algunas de las más destacadas son:

  • The Legend of Zelda: A Link to the Past (1991) para Super Nintendo (SNES), que introdujo el concepto de dos mundos paralelos, el mundo de la luz y el mundo oscuro, así como el gancho, la espada maestra o el libro de Mudora.
  • The Legend of Zelda: Ocarina of Time (1998) para Nintendo 64 (N64), que fue el primer juego en 3D de la saga, y que revolucionó el género con su sistema de control, su cámara, su sistema de combate con el botón Z o su uso del tiempo como elemento narrativo y jugable. El juego también introdujo a personajes como Sheik, Epona o Navi.
  • The Legend of Zelda: Majora’s Mask (2000) para N64, que fue una secuela directa de Ocarina of Time, pero con un tono más oscuro y maduro. El juego se basó en un ciclo temporal de tres días que se repetía constantemente, y que obligaba al jugador a usar las máscaras para transformarse en diferentes razas y acceder a nuevas zonas y habilidades.
  • The Legend of Zelda: The Wind Waker (2002) para GameCube, que cambió radicalmente el estilo gráfico de la saga por uno más cartoon y colorido. El juego se ambientó en un mundo inundado por el mar, donde el jugador debía navegar entre islas con un barco parlante llamado El Rey del Mar Rojo. El juego también introdujo el uso del batuta del viento para controlar el clima o el gancho retráctil para balancearse.
  • The Legend of Zelda: Twilight Princess (2006) para GameCube y Wii, que volvió a un estilo gráfico más realista y sombrío. El juego se centró en la invasión del reino del crepúsculo, un mundo paralelo donde Link se transformaba en un lobo y debía colaborar con Midna, una misteriosa habitante del crepúsculo. El juego también introdujo el uso del arco y las flechas como arma principal o el escudo espejo para reflejar la luz.
  • The Legend of Zelda: Skyward Sword (2011) para Wii, que fue el primer juego en usar el control por movimiento con el Wii Motion Plus. El juego se situó cronológicamente al principio de la saga, y explicó el origen de la espada maestra, la Trifuerza y Ganon. El juego también introdujo a Fi, el espíritu de la espada que guiaba a Link, o el uso del paracaídas para planear.
  • The Legend of Zelda: Breath of the Wild (2017) para Wii U y Nintendo Switch, que fue el primer juego en ofrecer un mundo abierto totalmente explorable y dinámico, donde el jugador podía interactuar con casi todo lo que veía. El juego se alejó de la estructura tradicional de mazmorras y objetos, y apostó por un sistema de físicas, un ciclo de día y noche, un clima cambiante, un sistema de cocina, un sistema de durabilidad de las armas o un sistema de sigilo. El juego también introdujo el uso de la piedra sheikah, un dispositivo que permitía usar diferentes habilidades como el imán, la bomba, el hielo o el estasis.

La saga también ha tenido varios spin-offs, como los juegos de Capcom para Game Boy Color y Game Boy Advance, los juegos de Tingle para Nintendo DS, los juegos de Four Swords para Game Boy Advance y Nintendo DS, los juegos de Hyrule Warriors para Wii U, Nintendo 3DS y Nintendo Switch, o los juegos de Cadence of Hyrule para Nintendo Switch.

La saga The Legend of Zelda es una de las más influyentes y admiradas de la historia de los videojuegos, y ha recibido numerosos premios y reconocimientos por su calidad, su innovación y su legado. La saga ha vendido más de 130 millones de copias en todo el mundo, y ha generado un gran fenómeno fan, con multitud de productos derivados, como cómics, mangas, libros, películas, series, música o merchandising. La saga The Legend of Zelda es una obra maestra que ha marcado a generaciones de jugadores y que sigue sorprendiendo con cada entrega.

Reseña sobre 10: 9.5/10

ESTRELLAS SOBRE 5: 4.7/5

Esta ha sido nuestra opinión y la tuya?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *